Cuando sea mayor, tendré peonías

Publicado por Hawai-Días de Rosas en

Nunca debí aficionarme a la Literatura inglesa, fue un error que me llevó a querer todas las flores que siempre hay en los jardines de los protagonistas novelescos. Así comenzó mi lucha en pro del cultivo de la peonía: las novelas.

Sin embargo, fue un italiano, el modisto Giorgio Armani, el que me remató del todo la obsesión: tuvo la desfachatez de posar en Hola enseñando el jardín de una de sus mansiones. Se trataba de uno de esos típicos reportajes coordinados por Naty Abascal, todo glamour y ostentación, en el que el susodicho posaba frente a una hilera in-men-sa de maravillosas peonías Sarah Bernhardt, agachado, y cortanto para el jarrón una cesta llena. Caramba, ¡una cesta entera!.

Mi gurú, Vita Sackville-West, escribe en The Observer el 4 de septiembre de 1949:

Los catálogos de Otoño están comenzando a llegar, y han hecho que recuerde las peonías. Hay pocas plantas tan agradecidas. No les gustan a los conejos; su período de floración se extiende durante Mayo y Junio; duran una semana o más como flor cortada para la casa; florecerán en sol o semisombra; tolerarán cualquier tipo de suelo, con o sin cal; incluso prosperarán en los arcillosos; nunca precisan ser divididas o trasplantadas, de hecho, lo odian; y son tan longevas, que una vez hayas establecido un grupo (lo que no es difícil), lo más probable es que te sobrevivan. Añade a todo esto el que soportan la negligencia. Las mías lucharon entre las malas hierbas de la Guerra, y no parecen haberse resentido por ello.


Ajajá, todo muy bonito,... pero el truco está en la parte de la longevidad, porque nadie te explica cuando plantas peonías, que tardarán años, años, añossss, en ser una mata digna de llenar una cesta para los jarrones de casa.

Dejo constancia gráfica de tamaño y forma de flor de mi peonía Bowl of Beauty, que, por primera vez, me ha florecido. Es una flor impresionante, la primera que veo en vivo y en directo de las llamadas peonías de flor japonesa. Lamento no poder traspasaros el aroma, que es delicioso:



Y aquí, Karl Rosenfeld, la única de la que se pueden cortar flores, ya que lleva algunos años floreciendo en abundancia. Le quedan algunas semi-abiertas, y botones por formar:



Con suerte, el año próximo podré poner fotos de las plantadas en 2008. En 2011, año arriba, año abajo, podré enseñar Sarah Bernhardt, que he plantado este invierno...

Nota: Vita Sackville-West era escritora y poetisa. Cualquier error de estilo deberá atribuirse a mi traducción, no a ella.

11 comentarios:

iolanda dijo...
18 de mayo de 2009, 10:11

madermiadelamohermosoooo pero que es esooo???
mira que en itu las vi tan grandísimas que me lo pensé mucho antes de comprarlas y eso fijándome muy mucho en el tamaño y pillando las mas peques (entre doce y quince centímetros maximo) a la hora de elegir las mias...
Marie Crouse y Le Cygne
que por cierto esta última está empezando a abir... jo son mas chulisss

Hawaii, que para mi lo que a ti te gusta es eso de poder llenar la cesta, jajaaaaa.

Lo cierto es, que pese al tamaño, sea cual sea son preciosas todas todas, tengo aqui un catálogo que me tiene enamorá y pienso pedir para la temporada que viene y empezar a plantar en la finca...

besitos

Julio dijo...
18 de mayo de 2009, 10:52

Pues no estoy de acuerdo con lo que dice tu amiga Vita y estoy convencido que no es tu traducción. A mí me hace gracia como hay gente que dice "Estas plantas aguantan así o asao", pero no te dicen a qué zona concreta se refieren. Mi experiencia con las peonías fué desastrosa. Si las ponía al sol, se achicharraban en un día y si las ponía a la sombra los capullos jamás abrian. Siempre pensé que tenían una tendencia claramente acidófila, pero si dice que soportan cualquier suelo... pues mira, quizás eso me anime a probar de nuevo por que mis experiencias fueron en maceta.

Hawai, esa Bowl of Beauty es una pasadaaaaaaaaaa. Digo lo mismo que Ioli, y además creo que lo comentamos, que en Iturrarán había un viverista que traía esas peonías gigantes y como que no me terminaban de convencer, pero la tuya es que se ve una flor como con más vida. Allí estaban, de tan grandes, como mustiadas.

Hawai dijo...
18 de mayo de 2009, 11:16

¿Quizás las que vísteis en Iturrarán eran arbustivas?. Las arbustivas también me gustan, pero encuentro más bonitas las herbáceas, sin menospreciar nada, que quede claro. Sean arbustivas, sean herbáceas, son unas plantas con mucho valor.

Ioli, no lo dudes, quiero llenar cestas jajajajaja. La peonía es estupenda como flor de corte.

Julio :), la flor te gusta porque es del estilo japonés, y ya sabes que son únicos para darle estilo a las flores sencillas, sus favoritas. Nada de ponerlas en maceta, necesitan profundidad, pero también que pongas el tubérculo a ras de tierra, no se debe enterrar demasiado (como los lirios).



Bicos.

Ender dijo...
18 de mayo de 2009, 17:23

Preciosas :D

Nunca he tenido peonias, pero por si acaso, nunca me aficionaré a las novelas inglesas :D

Josep dijo...
18 de mayo de 2009, 20:00

Hawai, me gustan mucho. Ya sabes que no soy de decir que algo me gusta cuando no es así. Prefiero las formas ligeras de BoB.

De momento seguiré abonando y regando las mías, a la espera que algún día florezcan. Ya es el tercer año o cuarto año ( me descuento y todo ) y ni rastro de flores. Lentas van, seguras, no sé.

Saludos!

Hawai dijo...
18 de mayo de 2009, 21:57

Ender, lo mío con la Literatura inglesa ya no tiene arreglo :), pero aprovecha mi experiencia, si estás a tiempo jajajajaja. Leí antes novelas clásicas inglesas (no sé, pienso en Austen, Dickens, Eliott) que novelas clásicas españolas (leí La Regenta cuando era estudiante universitaria). Con el rollo de perfeccionar el inglés, de alguna manera, me influyó un montón todo lo británico, porque eres lo que lees :).

Josep :), van lentas, como todas, pero muy seguras. También me ha gustado la forma japonesa, no será la última que intente cultivar.

Bicos.

Elionor dijo...
20 de mayo de 2009, 8:33

Qué bonitas! :-)

A mi me salvó del tremendo error de Hawai :-D el clima; enseguida me quedó claro que la literatura inglesa muy mediterránea no es, no hay más que ver cómo toman el té al sol en verano. Ahora tengo idealizado el olor del heno, de la bergamota, los mares de brezo y la mermelada de escaramujo, algo lejano y exótico :-D

Petonets!

iolanda dijo...
22 de mayo de 2009, 12:16

mi lectura de literatura inglesa leida traducida al español, claro, ha sido básicamente en la niñez, era entusiasta de tooodos los libros de Enid Blyton y me quedé convencida, entre otras cosas, con la idea que los acantilados son una maravilla y fáciles de escalar, que en su tierra se pasaban la vida comiendo riquisimos emparedados (pensando que serían empanadas y bollitos o algo asi) y desde luego, envidia me daba el internado de turno...
en finss, nada que ver obviamente con jardinería.
saluditos

Hawai dijo...
25 de mayo de 2009, 11:57

Elionor :), identifico el aroma del heno más con las praderas Arkansas, Michigan, Illinois, Missouri,...por aquello de los westerns jajajajaja.

Ioli :), leí a Enid Blyton siendo niña, me encantaba, sobre todo, Los Cinco.

Bicos.

Mariela Saez dijo...
17 de agosto de 2012, 4:52

santa madre de Dios!!!!!!!!! es una flor GIGANTE!!! casi tan grande con epiphyllum pegasus.
me pregunto si te florecieron ya este año.. me reviso tu blog...
aqui no son tan comercialmente conocidad como rizomas, cuesta mucho encontrar variedades y que te las vendan...
saludos

Lourdes dijo...
3 de septiembre de 2012, 23:04

Tarde pero te contesto yo...A mi este año no me han florecido. Y aquí en España tampoco son fáciles de encontrar, aunque a veces te las encuentras cuando menos lo esperas.

Saludos desde España