Huertos urbanos

Publicado por Ender en ,
Es evidente que la jardinería está viviendo una especie de revival adaptado a las necesidades modernas de nuestros tiempos y sobre todo, de nuestras ciudades.

Cuando uno piensa en un huerto, inevitablemente le viene a la mente una parcela en el campo.
Sin embargo, Barcelona desde finales de la década de los 90 lleva implantando los huertos urbanos en sus barrios, gestión que según el propio Ayuntamiento ha llevado estos huertos a todos los distritos de la ciudad.

Aunque la finalidad del Ayuntamiento de Barcelona es fomentar los huertos urbanos, esta iniciativa sólo está, de momento y esperemos que no definitivamente, a disposición de los mayores de 65 años.

-Las condiciones para acceder a un huerto urbano son las siguientes:

Para poder acceder a la cesión de una de estas parcelas las personas interesadas
tienen que tener más de 65 años y estar jubiladas, estar físicamente
capacitadas
para hacer el trabajo agrícola y estar empadronadas en el
distrito donde esté el
huerto.

Una vez cedida la parcela, las
personas beneficiarias solo
tienen que seguir un modelo de agricultura
biológica, ya que no se pueden
utilizar productos químicos (fertilizantes,
plaguicidas).
Tampoco se puede
vender el producto obtenido del cultivo.

Después de un sorteo público,
los terrenos se ceden a las personas
jubiladas durante un plazo de cinco años,
con un periodo de prueba de seis
meses.


-Cómo han de ser los huertos :


Se trata de parcelas de entre 25 y 40 m², en las que se cultivan hortalizas y
verduras, así como plantas aromáticas y flores de temporada. Abundan los
tomates, judías, patatas, calabacines, acelgas, legumbres, coles, berenjenas,
ajos, cebollas, alcachofas y lechugas.

Las plantaciones de especies con
floración de temporada ornamentan las parcelas. Las plantas aromáticas y
medicinales tienen una importante función en la agricultura biológica, ya que
contribuyen a la eliminación de plagas repeliendo o atrayendo hacia ellas a los
insectos parásitos -éste es el caso del romero, que atrae al pulgón y evita que
vaya hacia las hortalizas y verduras-, además de atraer a los insectos
polinizadores.



Más allá de los motivos ecobienquedas de nuestro querido Ayuntamiento, hay que reconocer que es una iniciativa interesante, que debería ampliarse a otros grupos de ciudadanos.

Si queréis conocer dónde están estos huertos, podéis pinchar aquí.

Mientras tanto, si os han entrado ganas de plantar una tomatera en un tiesto, os dejo un blog dónde os explicará cómo:

Blog de Picarona

17 comentarios:

Hawai dijo...
23 de abril de 2009, 13:13

La única pega que veo es la que comentas, Ender, que sólo sean accesibles a los mayores de 65 años (hay prejubilados de menos edad).
Quedándonos con lo que hay de momento, creo que el beneficio es doble: por un lado, la gente jubilada ocupa su tiempo libre. Por otro lado, llevan a sus nietos, y eso hace que los niños entren en contacto con la Naturaleza.
A veces se nos olvida que hay muchos niños de entorno urbano cuyas familias no tienen recursos para llevarlos de vacaciones a zonas de campo y/o playa.

Soy fan de los productos de huerto. No nos damos cuenta de lo mal que saben los del supermercado, hasta que pruebas los de una huerta.

Por cierto, hay una empresa catalana (qué fastidio, no recuerdo el nombre), que diseña una estructura muy chula para macetohuertos urbanos. Ocupa poquísimo, y es ideal para lechugas y tomates.

Bicos.

Ender dijo...
23 de abril de 2009, 13:21

Pues eso Haw, que yo también le veo esa pega, por eso me gustaría que se ampliase a cualquiera que lo quiera solciitar y entre a concurso. :D

Ana. dijo...
23 de abril de 2009, 17:05

Y se puede dedicar la parcela a flor ornamental? ;)

iolanda dijo...
23 de abril de 2009, 20:07

jo anita tu tan práctica, jajajaaa

Aqui ocurre lo mismo, mi vecino, el marido de mi vecina (evidentemente) la manos verdes que yo la llamo por lo bien que se le dan toooditas las plantuquis, pues eso, es bombero jubilado desde el año pasado, me da risa por que como mi padre me da patatas, jverdes, tomates, etc para que yo les regale ellos en su primera cosecha me daban montón de pepinos y berengenas, jajaaa.

saluditos,

Daisy dijo...
24 de abril de 2009, 1:21

Toda la vida tuvo mi padre una huerta...

Yo me niego...

Se trabaja mucho más que con un jardin y produce menos satisfacciones. Además cuando llega la cosecha de tomates tienes que comer tomates todos los días, regalarles a los amigos y lo mismo sucede con todo lo demás...A mi se me salían las judías verdes por los ojos en la temporada de las judías...¡que aburrimiento! y no me digáis que se pueden congelar o conservar porque para eso no se tiene una huerta...la huerta es para consumir productos frescos...

Lo unico que me hubiera gustado tener es un cerezo pero parece ser que no esto no es zona...

No obstante, la medida la veo muy bien...hay mucha gente que le gusta. Mi hermano lleva cultivando la huerta de mi padre desde que murió mi padre... Creo que los tomates más buenos que he comido y también los más caros; que si gasto en agua, en abonos, en productos de sulfatado, en una mula mecánica para hacer los surcos, etc...eso sin contar las horas de trabajo, y luego la mitad de los tomates para regalar porque no te los puedes comer todos.

Ender dijo...
24 de abril de 2009, 9:28

Ana, no me ha quedado muy claro, pero si se pueden cultivar flores de temporada entiendo que sí, no creo que lleven una lista de las flores que sí y las que no :D

Ioli, pues mira, eso que ganas ;D

Daisy, yo también he ayudado en un huerto y es una matada de morirse y sobretodo eso, que cuando es temporada de algo hasta en la sopa.
Pero en estos huertos urbanos se planta un poco de todo, si produces en menos cantidad no te sale todo por las orejas :DDDDDD

Hawai dijo...
24 de abril de 2009, 12:35

Lourdes, yo sí te lo digo jajajaja: congelo los tomates y jamás compro tomates plásticos del súper. Eso sí, tiene que ser un arcón que baje de los -20ºC.

No veo que dé trabajo congelarlos: lavar y guardar. Al contrario, da mucho más trabajo ir al súper, que luego sacarlos del congelador. Te sirven para todo menos para la ensalada. Uno de esos tomates congelados le da cien vueltas a cualquiera de los que puedas comprar frescos en enero. Por no hablar de que comprar variedades como Green Zebra, es imposible. Nadie los vende.

Lo mismo con los pimientos.

Las lechugas,... no puedes plantar cincuenta juntas. Se van plantando escalonadamente. Igual que los calabacines, si es una familia pequeña, con una mata hay de sobra. Se agota la mata, y tienes otra ya creciendo.

En el caso de las lechugas, sucede como con los tomates: puedes cultivar variedades gourmet.

En cuanto a las verduras de invierno, es todavía más fácil, apenas dan trabajo: plantas acelgas a principios de otoño, y sacas hojas para cocinar hasta primavera. Los puerros, se siembran en verano, y tienes puerros durante más de seis meses.

Me parece que los huertos que conocéis están mal gestionados: hay que plantar en proporción a los que se van a alimentar del huerto, no para todo el vecindario. También hay que elegir bien las semillas, da el mismo trabajo cuidar un tomate mediocre que un amarillo gigante belga. Eso es trabajar para el aire :).

Ana. dijo...
24 de abril de 2009, 13:03

Ender, me expliqué fatal! Quería decir si en lugar de a huerta, se puede dedicar la parcela a planta ornamental...

Hawai, los tomates los congelas sin hacerles otra cosa que lavarlos?

Yo tendría que tener muuuucha parcela para dedicarle un sitio a la huerta, la veo, sobre todo, fea! jajajajaja

Juan Luis T. dijo...
24 de abril de 2009, 14:02

A ver, a ver, haber como explicaís eso de congelar tomates o cualquier otra verdura y reutilizarla. Me gustaria conocerlo.

Por ver su puedo ponerlo en práctica.

Hawai dijo...
24 de abril de 2009, 14:29

¿Cómo que la huerta es fea? (emoticón: asombro-asombro-asombro).

A ver, Anita :))), ¿no recuerdas el huerto de Jammie Oliver?. Los arcos con las judías, las cestas colgantes de fresas. Es muuucho más bonito que la mayoría de jardines privados. Un huerto bien cuidado es precioso. Claro que también es verdad que depende del gusto del que lo hace, como los jardines. Porque hay cada jardíiiiiiiiiinnnnnn, que vaya vaya...

Uisss, qué poco model-nos estáis ;).

¿No sabíais que los tomates se congelan?. Pues sí, los tomates, los pimientos verdes, rojos, naranjas y amarillos, las berenjenas, el calabacín,... se congelan y no pierden propiedades nutricionales. Lavar y meter en el arcón.

Lo que jamás congelo es lo que congela todo el mundo: las judías verdes. Pierden textura.

En fin, ya os iré dando info a medida que el huerto avance. De momento, sólo están recién plantados tomates y pimientos en el sitio definitivo. Además de ajos, cebollas, guisantes....

Porque que hoy día el huerto se monta con malla antihierbas y riego por goteo lo sabíais, ¿no? (emoticón: perverso-perversíiisimo).

Uisssssssss.

Ana. dijo...
24 de abril de 2009, 15:15

Hawai, yo congelo bastantes verduras, pero... tomates? Sin trocear, sin hacer puré? Nunca lo hubiese hecho, me suena raro... y no tienen luego una textura rara? Se pueden manipular? jajajaja Que me suena raro lo de los tomates, oyes!
Es verdad que hay cada jardín por ahí que dan pena penita pena! jajajaja

Juan Luis T. dijo...
24 de abril de 2009, 16:11

Habrá que abrir una entrada exclusiva con el proceso de congelado de los productos horto-frutí-colas, para seguirlo paso a paso.


El huerto del Oliver era una pasada, el del Arguiñano es mas vasco, seguro que se lo prepara el Iñigo.

Hawai dijo...
24 de abril de 2009, 16:42

Es que lo que congela normalmente la gente es lo que nunca congelo, Anita: ni acelgas, ni judías, ni espinacas. Porque tienen temporada larga en el huerto, y, por ej, a mí en verano no me apetecen las acelgas. Todas esas verduras hay que escaldarlas o congelarlas ya cocidas.

Los tomates se lavan, se meten en bolsas. Al ir a utilizarlos, se sacan un ratito antes. Se ponen debajo del agua caliente un segundo, y la piel se te queda en las manos. Se trocean perfectamente, todavía congelados. Los puedes usar para todo lo que usas los tomates: pasta, arroz, guisos. Por supuesto, el sabor nada que ver con los que compras.

Los tomates cherry son muy útiles para guisar carnes, ya que tienen un puntito dulce que les cae fenomenal.

larous dijo...
25 de abril de 2009, 22:15

Los pimientos, en el carrefour te lso venten congelados y troceados...

TEngo que hablar con mi señor padre para renovar las verduras que planta, a mi las acelgas me vendrian genial!

Ah1 En Valladolid y Segovia tambien se hace lo de los huertos urbanos.

Saludos!

iolanda dijo...
27 de abril de 2009, 10:43

Pues a mi me encanta la huerta, con sus surquitos tan perfectos y vida tan rápida y variada y para papa es terapia, no solo le viene estupendamente la paliza que se da para bajar el colesterol y el azúcar, si no que además se siente satisfecho y le resulta un deporte útil,
vaya, sudar la camiseta pero con resultados mas que visibles, comestibles, jejee.
sin contar con que le encanta que le soliciten patatas o tomates o lo que sea en la temporada...

sin embargo tengo que reconocer que para mama es (era) la otra la cara de la moneda, pues ella si se da una paliza haciendo conservas (pimientos asados, pistos, tomate frito y tomate natural, mermeladas, etc...) eso si, éste último año lo han hecho estupendamente pues era la excusa para reunirse las amigas un rato cada tarde y pasarlo bien.
Creo que como todo es cuestión de aficción y de organizarse.

En mi caso, con una mata de cherris enredada entre el lilo he tenido todo el veranito y parte del otoño mi parte roja en las ensaladas :)

saluditos

Hawai dijo...
27 de abril de 2009, 10:44

Las acelgas en mi clima se aguantan todo el invierno, se van sacando hojas. Ahora, en primavera, florean y ya terminan su ciclo. Justo se inicia la lechuga, y a mí ya no me apetece la acelga. Rous, no sé si en tu clima resisten, pero, en caso de que no resistieran el frío, puedes congelar. Merecen mucho la pena. Dile que plante también brécol, si es que no lo hace. En mi clima el brécol no se da bien, necesita frío.

Bicos.

Elionor dijo...
27 de abril de 2009, 15:30

Un huerto bien cuidado es muy bonito, tan ordenado, tan colorido, tan pulcro... Aquí es costumbre (supongo que en todos lados, pero soy de ciudad y veo pocos huertos :-P) plantar flores en los extremos de las hileras, y se "recolectan" también para adornar la casa.

En las viñas se plantaban rosales, tenían la tarea de avisar de los hongos; ahora a veces todavía se ven.

Hawai, me has dado una idea con lo de congelar los tomates, en mi caso los que compré al payés este verano; los guardaré para cocinar en invierno, con eso y con los tomacons para el pan iremos tirando.